VELERO HISTÓRICO JOAQUÍN VIETA (desde 1916)
VELERO HISTÓRICO JOAQUÍN VIETA  (desde 1916)

LA RESTAURACIÓN DEL JOAQUÍN VIETA

"O destino dos veleiros, como o das persoas, ninguén o sabe" (frase de Xosé Agrelo en su "Derrotas e singladuras do Joaquín Vieta").

 

Desde su construcción ha permanecido ligado a la Ría de Muros e Noia, con una actividad ininterumpida en la economía que más caracteriza a este territorio, a través de su paso por distintos armadores y distintos usos. En su trayectoria histórica ha servido a las tradicionales fábricas de salazón, funcionó como barco mercante también, lo cual hizo que mantuviera relaciones con otros puertos de la península, pasó por barco bateero y por batea incluso, siendo más tarde adaptado para buque escuela y barco museo para actividades de turismo cultural, como lo conocemos hoy día para el disfrute social de esta joya de la náutica tradicional.

 

Construido en los astilleros de O Freixo, Outes (A Coruña), en 1916, por encargo de Joaquín Vieta Ros (de la saga de los reconocidos mestres d'aixa de Blanes), que le daría nombre al barco, el Joaquín Vieta comienza una dura singladura que lo llevaría a navegar envuelto en la brétema de la Gran Guerra europea, la civil española y la II Guerra Mundial (temática desarrollada por Xosé Agrelo en su libro "Derrotas e singladuras do Joaquín Vieta"), siempre ostentando el mismo nombre que se correspondía con la acreditada firma salazonera de la familia Vieta, ubicada en Muros, haciendo la carrera de Vigo, llevando conservas y productos de la comarca, y retornando con barriles de vino para las baiucas de Noia, material de obra, etc.

 

Cuando decae la demanda de fletes, el Joaquín Vieta es vendido a Teonila Pérez (de la familia Barcia, de Noia) que le mantiene el nombre, dedicándolo al cabotaje, e incorporándole un motor de 24 caballos. Con el tiempo perderá uno de sus palos mientras crece en eslora hasta alcanzar los 17, 25 metros, siendo despontado su motor en 1959 instalándosele el Gray que llevará el Pedra Sartaña.

El Joaquín Vieta al desguace.


En mayo de 2004 se confirma que el Joaquín Vieta va a ser convertido en leña, organizándose de inmediato una especie de complot para rescatarlo. Partió de Noia una expedición rumbo a Muros, donde se abordó el barco, que aún tenía sus aparejos de trabajo a bordo... Comenzaba así el rescate de todo un símbolo de la cultura marinera

 

Al rescate.

 

El 21 de septiembre de 2007 se monta la "operación rescate", formándose una tripulación de fortuna que constituiría la actual "Asociación Joaquín Vieta"...

 

Se enciende el motor Cummins de 200 caballos, que rujen como fieras enjauladas. En una hora estábamos a la vista de O Freixo...

 

Tras una intensa dedicación de esta que sería su nueva tripulación, el Joaquín Vieta entra de nuevo por el Puerto de Noia, un último gran honor para el desaparecido Muelle del Marqués, el que había sido durante siglos Puerto de Santiago de Compostela.   

 

Grande fue la emoción para viejos y jóvenes, al admirar todo un desafío a la historia de este barco que siempre había formado parte de su memoria histórica. Un antiguo marinero del Joaquín Vieta, a su más de 70 años, enrolado en este que fuera su primer barco con 16, nos cuenta como lloraba cuando lo vió entrar de nuevo por Noia. 

 

La restaurción del Joaquín Vieta reaviva la llama de la memoria colectiva. Esta es una parte de un documental de mayor duración en el que, trabajadores de los astilleros, marineros y otros conocedores de los trabajos en las tradicionales carpinterías de ribera, recuerdan la garra y valentía de aquellos marinos de los antiguos barcos de vela. Una memoria que el Vieta va desempolvando lentamente, entre los martillazos y las ilusiones que lo devolvieron de nuevo a su Ría.  

 

Para un mayor conocimiento de la historia de los barcos históricos y del Joaquín Vieta, consultar: 

Lino Pazos "El rescate del patache Joaquín Vieta" (2013) y otros.

Xosé Agrelo "Derrotas e singladuras do Joaquín Vieta" (2005).

VEN A GALICIA

+34 658 778 127

info@joaquinvieta.com

ESCUCHA NUESTRA MELODÍA

PATROCINADORES