VELERO HISTÓRICO JOAQUÍN VIETA (desde 1916)
VELERO HISTÓRICO JOAQUÍN VIETA  (desde 1916)

LA RÍA DE MUROS E NOIA

La Ría de Muros-Noia es la más septentrional y mejor conservada de las Rías Baixas; la rótula entre las demás grandes rías y la Costa da Morte; un escenario único para una aventura marinera. Desde el siglo XI fue el tradicional puerto de Santiago de Compostela, y engendró buenos marineros y una rica tradición ligada al Atlántico.Resguardada de los vientos predominantes en la costa gallega por sierras como la del Barbanza es, además, un entorno óptimo para la navegación pausada y serena en casi cualquier época del año.

 

Su costa, trabajada por el batir del mar, nos deja un paisaje salpicado por decenas de playas y calas de fina arena, cantiles custodiados por faros y espacios de reconocido valor ecológico como la laguna de Monte Louro o el estuario del Tambre. Cuando navegamos, el ritmo de la vida marinera nos aborda: el trabajo en los pequeños astilleros de O Freixo, las mariscadoras recogiendo berberecho en los arenales, los barcos del cerco que regresan a casa, la flota de embarcaciones tradicionales que llenan de colorido los pequeños puertos y, cómo no, la vistosa y multicolor actividad de las lonjas.

 

A la ría vemos asomarse también viejos testigos que han inmortalizado en piedra su historia: el Castro de Baroña, el más célebre yacimiento prehistórico de Galicia, la histórica villa de Noia, el núcleo marinero de Muros, declarado Conjunto Histórico-Artístico, el pequeño puerto de O Freixo con su “pesqueira” y decenas de edificios de antiguas salazones, conserveras, molinos de marea, carpinterías de ribera y otros elementos que nos salen al paso en nuestra travesía. 

 

En la Ría encontramos lugares con encanto como el puerto de O Freixo, uno de los más antiguos y reputados núcleos de construcción naval de Galicia, gracias a las decenas de pequeños talleres de carpinteros de ribera que se establecieron al abrigo de los vientos y las aguas poco profundas del fondo de la ría.

 

Aquí nació en Vieta en 1916 y hoy continúa siendo su puerto de embarque. En la actualidad aún se conservan activos algunos de estos astilleros, que podemos incluso visitar. Además, en esta franja de la costa todavía podemos observar algunas de las antiguas carpinterías de Ribera que se resisten al olvido.

 

En el mismo puerto de O Freixo se conserva una auténtica reliquia de la tradición pesquera de Galicia, la que posiblemente sea la última “pesqueira”, un recinto a modo de cerca construido en piedra dentro del mar para la captura de todo tipo de peces. Entre los meses de noviembre y enero se descargan aquí cientos de toneladas del mejor berberecho, que son llevados diariamente a puerto por decenas de marineros y mariscadoras que los extraen de los distintos bancos marisqueros, los “lombos de O Freixo”. 

VEN A GALICIA

+34 658 778 127

info@joaquinvieta.com

ESCUCHA NUESTRA MELODÍA

PATROCINADORES